Maratón de Barcelona 2015. El primero en huaraches

Bueno , aquí va mi resumen de la Maratón de Barcelona de 2015, la primera que he corrido en huaraches en mi breve andadura como “desamortiguado”.

Disclaimer: Ya sé que es un poco tardía la entrada, pero es que no le veía el momento… 😉

Los prolegómenos

Aunque mi mujer no se lo cree del todo, este maratón no entraba en mis planes (lo que no quiere decir que no haya deseado ir a correrlo nunca), pero un dorsal gratis a mes y medio de la prueba y un auto #nohayhuevos hizo el resto. Así que si a eso le sumamos la hospitalidad de Eva y Nacho, y una buena combinación de AVE ida y vuelta, ¡planazo total!.

Como estaba entrenando con el plan de Mapoma, me planteé la carrera como una tirada larga a mes y medio de la maratón “oficial” del calendario, y dado que la progresión en los entrenos era buena (es el primer año que no salgo de navidades con alguna molestia/lesión), la duda de si correrla con huaraches rondaba desde el principio, pero tampoco era cosa de meter presión, dudas, u otro tipo de pajas mentales de las que tanto abundan en los ambientes “runneriles”.

Dorsal-Juan-13275_1

Total, que la semana anterior hice la carga de km prevista en el plan, sumando 77k con buenas sensaciones, así que ni tapering ni leches, iba a ir a lo que saliera y punto. Sabiendo además que iba un nutrido grupo de corredores desde Madrid, en especial los Drinkingrunners, la diversión estaba asegurada.

Sábado 14. “Ja soc aquí”

Después de hacer los deberes familiares (tras una semana de tapering en Gran Canaria, sumando 0 km… 😉 ), me voy con el petate a la estación de Atocha, para coger el AVE de las 12, ya en la estación veo mucha gente en zapatillas… tic tac… El viaje, tranquilo, comiendo y bebiendo, con lo que llegamos a Sants a la hora prevista. Allí me recogen mis anfitriones y nos vamos andando a la feria del corredor, a unos 15 minutos de paseo bajo el sol, tranquilamente. El cielo está azul, aunque asoman algunas nubes, nada preocupante de momento, aunque al principio de semana daban lluvia segura para el domingo.

La feria estaba muy bien organizada, en 5 minutos tengo el dorsal, la bolsa del corredor y la FEA camiseta (aquí sí que hay un fail total). Brujuleamos un rato por los diferentes stands de la feria, saludando a unos y otros, con encuentro sorpresa con @KbraloK y vídeo-tutorial del hard reset para el Fénix 3, pero logro amarrar la visa a la cartera y salgo incólume de allí.

Con Nacho ya "dorsaleados"

Con Nacho ya “dorsaleados”

Ya fuera del pabellón echo un vistazo a la zona de salida/meta para el domingo, en el suelo están las marcas del km 42, y no puedo resistirme a hacer esto… (postureo total)

Espero llegar aquí en mejores condiciones :-)

Espero llegar aquí en mejores condiciones 🙂

En lo que vamos a casa a cenar y descansar el cielo se pone negro, lloviendo e incluso granizando. Espero que con esa descarga las nubes se aburran y nos dejen tranquilos al día siguiente. Tomamos una cena pre-maratón sencilla con hidratos y copa de vino incluida, que los polifenoles también ayudan. Antes de las 23h ya estoy en posición horizontal, con todo el preparativo de carrera listo para no liarla al despertar.

Domingo 15. El día D

Amanecemos a las 5:45 para desayunar tranquilamente e ir recogiendo compañeros en diferentes paradas de metro. Llegamos pronto a la zona de salida, donde coincido con Jordi y Alex, aprovechando para hacer una foto-recuerdo y desearnos suerte.

Foto de Alex (@icekahlua)

Foto de Alex (@icekahlua)

La entrega de la bolsa en el ropero la hacemos a buen ritmo, ya me quedo con las huaraches y mantengo las zapatillas en la mochila que llevaré en carrera. Hacemos un intento de soltar lastre en el baño, pero después de un buen rato de cola, la cosa queda en nada. Así que rápidamente vamos hacia los cajones de salida, que ya son casi las 8:20…

Listo para saltar al ruedo

Listo para saltar al ruedo

La música calienta el ambiente y ya me quedo con la ropa de carrera, el día promete sol y calorcillo. Empiezan a salir las primeras oleadas, y la masa de corredores va avanzando hacia la salida, con lo que unos metros antes del arco empezamos a trotar y salimos con espacio de sobra. Salimos en grupo con los compañeros de Nacho, con un ritmo traquilo, y al poco rato alcanzamos al grupo de los @drinkingrunners, como mi ritmo va a ser más suave, me despido de Nacho y quedo un rato a su altura, cruzando algunas palabras, hasta que decido acelerar un poco para ir a mi ritmo objetivo de 5:30-35.

Alcanzo a Manuel (@feresman5) y acompasamos el paso, disfrutando de unos km de agradable charla, a la vez que sigo dando explicaciones a más de uno sobre mi ¿particular? calzado. Dejo a Manuel un poco antes del paso por la media maratón, las sensaciones son muy buenas y sigo bastante fresco disfrutando de la carrera. Cada 2,5 km hay un avituallamiento, perfectamente señalizado, en el que puedes coger una botella de agua y también isotónico, incluso con fruta. Tomo el primer gel en el km 15, y en el 25 la organización da uno (también en el 35), así que el balance final es de -1 geles 😉

Como llevo la mochila, uso la softflask de Salomon de 0,5l que voy rellenando con las botellas de agua, lo que me permite beber mucho más cómodo sin atragantarme, así que para tomar los geles voy alternando trago de agua y chupito de gel, aunque tardo un poco más, no tengo ningún problema de emplastamiento en la boca.

Otra cosa buena a destacar en la carrera es que cada 5k hay una alfombra de control de paso, lo que permite a posteriori revisar los parciales en carrera, información que suele ser bastante interesante de analizar. (Como se ve, hice la segunda media en minuto y medio menos que la primera… de libro).

Parciales-13275

Los tiempos que me va cantando el Garmin entran dentro de las (no)previsiones, me siento bien, así que no aflojo, e incluso voy haciendo buenos parciales a partir del km 20, aunque ya al llegar al 35 las piernas me recuerdan que llevan 3 horas y pico de trote, así que empezamos a poner el modo “countdown” y deshojando los últimos 7 pétalos de la margarita visualizando ya la entrada en meta. Cuando al fin llegamos al Paralel (¿cuesta?), sé que ya está casi hecho, así que pongo mi mejor sonrisa y veo que no estoy nada perjudicado, sobre todo comparado con las pintas de más de uno de los que voy adelantando.

En el Paralel, foto de la Bolsa del Corredor

En el Paralel, foto de la Bolsa del Corredor

Todo el tramo final está bordeado de mucha gente animando a los lados, y no olvido de chocar manos con muchos niños que nos regalan sus sonrisas. El ambiente general es muy festivo y los barceloneses se han volcado en la carrera, a ver si este año en Madrid vemos algo parecido. El giro final viene marcado con unos arcos, y al final del paseo veo ya la entrada en meta, e intento disfrutar de la llegada, no se me ha hecho largo el paseo, aunque ya tengo los pies un poco recalentados, pero sin ninguna molestia que reseñar, muchos de los que adelanto tienen una cara “poema”.

Los pies a la llegada. Sin daños apreciables ;-)

Los pies a la llegada. Sin daños apreciables 😉

Nada más pasar la meta veo a Nacho esperando, que ha hecho un carrerón y MMP según lo previsto (las cosas que tiene entrenar en condiciones, ja ja). Recogida de medallas, “selfies” varios, y el momento peor del día, los 30 minutos de espera para recoger la mochila, nos tocó la cola de los tontos, que cuando estás con las piernas “de aquella manera”, se hace un poco más duro. Pero bueno, la sonrisa tampoco se nos fue de la cara, ya que teníamos una comida en perspectiva que el estómago nos pedía con insistencia. El resto del día, nada más que contar por aquí, disfrutando de la hospitalidad de mis anfitriones (muack, muack de nuevo a los tres), y un cómodo regreso en el AVE a Madrid, para reencontrarme con la family, que al día siguiente hay cole/trabajo… apufff….

La “pinícula”

En modo vídeo, este es el resumen de la carrera…

Más o menos refleja lo que fue la carrera y lo bien que lo pasé.

Los datos del Garmin

Aquí pongo el track con los parciales que salieron según el reloj, este año lo clavé +/- 1 segundo con el tiempo oficial.

Y para que quede constancia de la marca conseguida, el certificado final de la carrera. Colofón a un estupendo fin de semana en el que salió todo redondo, ¿qué más se puede pedir?.

Zurich Marato 2015 - Juan Seguí Rojo (1)

3 Comments
  1. ischumi 2 años ago
  2. Yonhey 2 años ago
    • jseguir 2 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: