III San Silvestre Trail de Pedrezuela

Otra entrada flash para ponerme al día antes de que acabe el año. La verdad es que de alguna extraña manera dejé hechos los deberes con el plan de carreras y esta era una cita obligada tras la experiencia del año pasado, cuando por estar medio lesionado no pude disfrutar la carrera al 100% (ver crónica del año pasado). Este año se apuntó también Nacho, así que desde hacía tiempo ya teníamos la cita agendada en el calendario. En el coche se vino también Javier (AKA @ischumi_), que por cierto se adelantó ya con su crónica.

El día estaba ideal para correr, algo de frío pero no demasiado, y un sol radiante que a la hora de la carrera esperábamos nos pusiera a tono. Llegar, aparcar cerca del polideportivo, ir a recoger el dorsal, servicio perfecto, saludar a los amigos… vamos, que iba todo rodado.

Algunos de los sospechosos habituales

Algunos de los sospechosos habituales

A eso de las 9:50 ya nos dirigimos a la zona de salida para hacer el control del chip (de muñeca, los mismos que en el GTP), y suenan los AC/DC, como debe ser, para calentar el ambiente (en el vídeo ya los escucharéis). De momento voy con el cortavientos y me llevo la mochila, con los que corro muy cómodo, y tampoco vamos a ir a correr a cuchillo. Total, que unos minutos pasadas las 10 salimos y tenemos 18k por delante de subebaja continuo.

Vamos que nos vamos

Vamos que nos vamos

Salimos tranquilamente, ya sabemos que en el km 2 tenemos el tapón del río, y luego ya se podrá correr con más ganas. Este año han puesto unos palets, con lo que se cruza bastante bien. En ese punto ya me quito el cortavientos y seguimos al tran tran, Nacho un poco por delante pero al rato le alcanzo. Y cuando pasábamos el km 5, y dejando la pista para remontar por el sendero, me “como” una rama con la frente. Así de primeras no noto nada aparte del golpe, pero al momento empiezan a caer unas gotas de sangre, una, dos, tres… y luego algunas más… Tampoco me quiero regodear mucho en el tema, pero vamos, que me vuelvo a la pista donde estaba el control, me pongo el pañuelo en la cabeza y todo el mundo para a echar una mano… Así de primeras tampoco me encuentro mal y la hemorragia se para (o eso creo), así que me presiono con el pañuelo, el buff (rojo, así se nota menos) y un buff que me deja una FFDDRR (a ver si localizo tu nombre, muchas gracias), y como me veo bien, les digo a mis compañeros que seguimos, que nos vamos a quedar fríos. Total, que con dos buff y la gorra me hago un emplasto y a seguir subiendo. Primero despacito, a ver si me voy a marear, pero como me sigo viendo bien, empezamos a remontar de nuevo.

La vieja del visillo galopa sobre el puente. Foto de Sebas Navarrete

La vieja del visillo galopa sobre el puente. Foto de Sebas Navarrete

En el control del km 8 hay un equipo de Protección Civil que me revisa el emplasto y confirma que no hay que dar puntos, así que me limpian un poco la brecha, echan un desinfectante y para adelante. Un par de tragos de isotónico y a correr, que es gerundio. El resto de la carrera, disfrutando del paisaje, la charla con los amigos, para llegar con una sonrisa a meta de la mano de Nacho, que me acompañó toda la carrera. Al poco llegan Jesús y Javier, y nos lanzamos a por el avituallamiento final de caldo, bocata de panceta e isotónico, que nos sabe a gloria.

¿Hay bocatas?... cara de felicidad en meta. Foto de Mapi la guapetona :-)

¿Hay bocatas?… cara de felicidad en meta. Foto de Mapi la guapetona 🙂

Al final el día se estaba poniendo más feo en lo meteorológico, así que me lavo un poco en el polideportivo y nos cambiamos en el coche, con vistas a volver a Madrid, que se estaban acabando ya los cortyrruners y los deberes nos llaman, así que posponemos las cervezas para otro día.

Aunque al final las paradas penalizaron mucho el tiempo, la sensación de carrera fue genial, todo el tiempo con fuerza, así que eso que me llevo, y con ganas ya de la edición de 2015 (a ver si es verdad que a la tercera va la vencida, je je). Un placer ver a tanta buena gente (no me pongo a nombrar a todos, que nos dan las uvas), y FELIZ 2015!

Cómo no, una foto con Shin, "el incombustible" ,-)

Cómo no, una foto con Shin, “el incombustible” 😉 y el gran Celso, que ya debía haber hasta merendado

La pinícula…

Y el track de Garmin…

Finalmente, volver a agradecer a todos los que os preocupásteis por mi persona, durante y después de la carrera. Certificar que no se me ha curado “lo mío” y que en 2015 seguiré dando guerra, no os libraréis tan fácilmente de mí.

¡Feliz 2015 y que los Reyes Magos se porten bien con vosotros!

3 Comments
  1. Oscar @oscarcosas 3 años ago
  2. Yonhey 3 años ago
  3. ischumi 3 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: