25K Cerro Marmota 2014 – APU. Colmenar Viejo

Hoy haré una breve reseña de la carrera, destacando que fue un gran día en todos los aspectos. Por un lado, el carácter solidario de la carrera, cuyos ingresos por inscripciones se donan íntegramente para la Asociación Pablo Ugarte contra el cáncer infantil, y la posibilidad de ir toda la familia (que se apuntaron a la marcha de 10K), animan a acudir a eventos de este tipo en el que sientes que has “aprovechado” el domingo. Y si encima sales comido con un cocido que estaba muy rico, ¡qué más quieres! (Bueno, las piernas al día siguiente no opinaban lo mismo, pero ese es otro tema, je je).

Total, que con las inscripciones hechas desde septiembre, al final llego a la línea de salida 10 minutos antes de la hora fijada, momento en el que empieza a llover de manera más o menos seria, aunque la temperatura es agradable. Tras un par de rodeos saludando gente, localizo a mis compañeros de RdB, Alberto y Jorge, con los que conformo la terna para la carrera (aunque no había nada apalabrado previamente, o sí…)

Apelotonados en la salida, bajo la lluvia. Foto de Jorge G.

Apelotonados en la salida, bajo la lluvia. Foto de Jorge G.

De la carrera, poco (o mucho que contar), ritmo tranquilo, aunque nos dejamos los higadillos en la subida, joer con el perfil que tiene, lo bueno para el final… 🙂

El perfil de la carrera. Hasta el km 10 todo son risas

El perfil de la carrera. Hasta el km 10 todo son risas

La verdad es que entre grabar película, vadear arroyos por el medio como los niños, charlar con unos y otros, hacerse fotos al cruzarse con la cuñada, y evitar acabar por los suelos mientras corres, se me pasó rapidísima la carrera. Por supuesto que Jorge y Alberto tienen la “culpa” de ello, así como la de mantener un ritmo bastante constante y sin llegar nunca a tener el corazón desbocado (bueno, casi nunca…).

Foto de mi cuñá (gracias guapa) :-)

Foto de mi cuñá (gracias guapa) 🙂

La carrera tenía avituallamientos cada 5K, que aunque no eran muy abundantes, sí que tenían agua y fruta, atendidos por amables voluntarios que animaban lo suyo. A pesar de lo lluvioso del comienzo, a la media hora más o menos dejó de llover y el resto de la carrera discurrió entre nubes con algún rayo de sol, que se agradecían, aunque la temperatura era muy agradable para correr, hasta me sobraron los guantes al poco de empezar, buena señal (al menos para mí, je je).

Los dos últimos kilómetros se hicieron un poco más cuesta arriba, sobre todo el último bucle por la carretera para sacar los 25k, pero la entrada en meta los tres agarrados fue genial, con Mapi esperando en primera fila para retratarnos adecuadamente. El tiempo en meta fue de 2:28:45, así que cuadramos los 6’/km, que eran mis previsiones optimistas.

Imposible mirar todos a la cámara a la vez, ja ja

Imposible mirar todos a la cámara a la vez, ja ja

Después de la llegada, avituallamiento y a esperar al resto de la familia, que se tomó la marcha de los 10K con tranquilidad. Me cambié y fuimos al polideportivo, donde nos zampamos un cocido que me supo a gloria, donde me despedí a medias de parte de la expedición (gracias Mapi por tus dotes de organizadora, ya sabes :-* ). Y muchas gracias a mis compis y al resto de amigos y conocidos con los que coincidí en la carrera, siempre es un placer compartir un día de campo así.

A modo de resumen de lo que fue la carrera, os dejo aquí la película con algunos de los momentos que vivimos:

Y los datos del Garmin:

Al día siguiente tenía los tobillos con más flojera que Chiquitorlll, pero eso es otra historia, ¡que me quiten lo bailao! 😉

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: