Hay vida después del maratón. Actividad y nuevos retos

Llevo unas semanas con la tecla caída después de la que os metí con la Maratona di Roma (espero que hayáis visto los vídeos y demás, que vaya tela para montar todo  🙂 ). Temas laborales, familiares, o mejor dicho, que no encontré el momento adecuado para ponerme a escribir un rato y manteneros al día, pero bueno, como agua pasada no mueve molino, corramos un estúpido velo y a recuperar el tiempo perdido.

Como se ve en el lateral del blog, (hasta que lo borre), el próximo #pastelako es el Trail de Peñalara en su versión de “sólo” 80 k, (aunque a mí me salen más, ya veremos), que aunque no voy de “novato” porque lo hice el año pasado, han cambiado una parte del recorrido y la salida, así que en cierto sentido habrá cambios. Personalmente lo de salir de madrugada no sé si será mejor o peor, pero ya se vaticina una chicharrera de subida a Peñalara que más de uno ya está cargando botijos por lo que pueda pasar.

Dos semanas después de Roma corrí la Media de Madrid, aunque esperaba aprovechar el efecto de supercompensación, la verdad es que no había recuperado bien, así que tuve el momento “superbajón” y a partir del km 15 tuve mi propio viacrucis, así que levanté el pié y sufrí lo justo para llegar a meta con una buena sonrisa en la cara.

Niebla antes de la MM Madrid

Niebla antes de la MM Madrid

Este año no corrí el Mapoma, pero tampoco estuve parado, ya que nos habíamos apuntado a la marcha “Cruzapedriza“, así, en plan no competitivo (vamos, que si quedas el último no te lo rebozan como en otras carreras  😛 ), y allá que nos fuimos el sábado 26 de abril a echar la mañana, momento en el que aprovechó la señora meteorología para soltarnos una buena chupa de agua. A modo de resumen os adjunto la “pinícula” que grabé del evento.

Como con los 25k que nos marcamos a troticochi no me quedé contento, por la noche me puse un rato el compex en las piernas, para poder salir el domingo y correr un rato (lo que las piernas aguantaran). Así que el domingo me puse el despertador temprano, cogí los trastos en “autosuficiencia” y me bajé a Cibeles a ver lo que se terciaba. Casualmente, año que no me apunto a Mapoma y sale un día estupendo para correr, aunque para algunos un poco caluroso. En la charla previa resulta que había dorsales a cascoporro (aparte de los fotocopiados, que eso es otra batalla), así que si me hubiera animado…. hubiera cascado fijo…

Igual que el día anterior, me dediqué a grabar mi “pinícula”, en la que salen un montón de amigos, conocidos y sobre todo muchos desconocidos  😆

Espero ir recuperando poco a poco la soltura con las teclas y subir contenido con algo más de regularidad (volver al “post semanal”), porque si no se me aturullan las ideas y me dejo muchas cosas en el tintero (con el mismo nulo interés para mucha gente, pero bueno, eso es otro tema).

Joer, ya se me olvidaba poneros otro vídeo más de un domingo por la Casa de Campo, dando una vuelta con mi tocayo (@jonteller) y Carlos (@fisioteko) , así como el de Formentera, isla en la que estuve en un fugaz viaje de trabajo, pero que he dejado marcada en la “wishlist” para repetir en plan tranquilo.

No se me despisten, que pronto habrá más 🙂 

2 Comments
  1. @icosas 3 años ago
  2. Yonhey 3 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: