Traileando, que es gerundio

Una vez terminada la experiencia de los 100k de la IOTW, de la que ya hice su correspondiente crónica, he estado descansando 10 días, en medio de los cuales me ha llegado un nuevo gadget, el Garmin Forerunner 310XT, al que le tenía ganas para poder salir en tiradas largas, ya que tiene una buena autonomía que no dan los relojes más “corrientes” con GPS (como el Ambit de @zerote, pero eso es otra batalla… je je).

Como el próximo 23 de junio me he apuntado al Gran Trail de Peñalara (o GTP60K para los amigos), ya tocaba empezar a hacer entrenos por el campo, que luego pasa lo que pasa, si te acostumbras a correr por el llano… 😉

Así que el domingo lié a la familia (a pesar de las nubes y el pronóstico del tiempo), y nos fuimos a las Dehesas de Cercedilla, llegando con 2ºC y lloviendo a ratos, cosa que no me desalentó, siguiendo la máxima de “from lost to the river…”. Abrí el maletero, me puse el equipo de “faena” y para arriba, que ya toca. Cogí el sendero de la República, que tiene una pendiente más o menos contínua, y sin pensarlo mucho arranqué el motor diesel y “buf buf”…

Con un ritmo de 7’/km aproximadamente empecé a dejar bicis atrás, la verdad es que me miraban raro (yo creo que pensaban “a la bajada te vas a enterar”, y una vez que cogí el paso, los kilómetros empezaban a pasar, el tiempo mejoraba, y con la mirada puesta en el Puerto de Fuenfría veía la meta cada vez más cerca. Tras 9km a buenos ritmos (para mí, al menos), y sin parar en ningún momento, “coroné” la cima un poco alucinado conmigo mismo, aquello funcionaba!

En el puerto, gran afluencia de MTB, y las vistas… JOER QUÉ VISTAS!, la nevada de la noche daba un aspecto mágico, sobre todo por la vertiente segoviana…

En el puerto, un gel para recuperar, traguito de agua y vuelta para abajo. Las vistas vuelven a ser geniales, los ritmos, mejores que a la subida (cómo no, je je je), y me pongo a un trote rapidito pero con cuidado para no pegarme una galleta. En un pequeño tramo se pone a nevar ligeramente, así que viendo que aparecen más nubes por el horizonte, no son momentos de entretenerse, y llego al coche un rato después, donde nos juntamos toda la familia y… a comeeeerrr!

Al rato, ya metidos en faena con los bocatas, el cielo se pone oscuro y empieza un chaparrón de los buenos, así que nos refugiamos en Casa Cirilo, a ver el final del MotoGP y tomar un café. Cuando escampa, carretera y manta para Madrid, que queda la parte del “trail casero”… ufff!

En resumen, 18km para la saca con muy buenas sensaciones, a ver si seguimos en racha. El recorrido final y los datos del Garmin los podéis ver aquí.


Hasta la próxima!

 

 

4 Comments
  1. icosas 5 años ago
    • jseguir 5 años ago
  2. Isabel 5 años ago
    • jseguir 5 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: