IO Trailwalker 2012, la crónica

“No siento las piernas”, es una frase hecha, pero que en nuestro caso resume la sensación que tuvimos el pasado domingo 6 de mayo cuando nos levantamos del desayuno posterior a haber acabado uno de nuestros sueños de este año, los 100 km de la Intermón Oxfam Trailwalker. Pero esta historia empieza mucho antes…

Mucho antes son los meses que han pasado desde que nos lanzamos de cabeza a preparar esta aventura, y que daría para escribir varias páginas con agradecimientos a todos los que nos han apoyado y colaborado en hacer realidad el sueño. Y más que por nosotros, por todas aquellas personas que se van a “beneficiar” (redistribuir diría yo), de las aportaciones que hemos recaudado con la iniciativa, y que habéis podido ir siguiendo en la página del equipo The Forrest Team.

Como sé que muchos de los que vais a leer este post queréis ir directos a la “chicha”, no me explayo más y sólo decir…

GRACIAS!!!!

Viernes 4/05/2012

La aventura en sí empieza el viernes al mediodía, salgo disparado de la oficina, recojo la “fragoneta” de alquiler y después de un sube y baja de materiales, recojo a Rafa y Carmen (momento apoteósico cuando saca la mesa que pensaba meter en el coche y nos miramos Rafa y yo con cara de ¿comorrrllll?), y nos dirigimos a toda pastilla a Zaragoza, a recoger a RafaD (alias, el cerebro financiero de la trama).

Una vez montados ya todos, salimos en dirección a Olot, donde Eva y Nacho nos esperarán para cenar, hemos reservado habitaciones hace ya casi tres meses en el Hostal San Bernat y no queremos llegar muy tarde para no empalmar con el desayuno ;-)

A eso de las 22:30 llegamos a Olot y por fin nos reunimos todos juntos, ¡qué ganas teníamos de vernos de nuevo!

Ya pasadas las 0:30h del sábado llegamos al Hostal, reparto de habitaciones y todo el mundo a la cama, que a las 8 hay que desayunar y tenemos cada uno que rezar nuestras oraciones ¡glups!

Sábado 05/05/2012

A las 7:30 tocan diana, ducha y a preparar el equipo, el día ha amanecido espléndido, así que guardamos paraguas y nos ponemos “ligeritos de ropa”.

El desayuno lo empezamos un poco melindrosos, pero viendo que tenemos 3 horas para bajar todo, nos lanzamos como posesos a todo lo que nos ponen por delante: zumo, pan tumaca, butifarra, huevos fritos, bacon, mermelada, fruta, galletas, chocolate…. ufff… ¡que vivan las calorías! (ya nos harán falta después). En la foto se aprecia que los de Cuatrecasas no tenían la misma “tensión runneril” que nosotros, je je je.

Así que recogemos todo y nos vamos a la zona de salida, donde el ambiente es ya espectacular de gente, aparcamos el coche y nos dirigimos a los stands para recoger los dorsales, donde finalmente puedo saludar al gran Jordi (aka @t4blet) y guardar un memorable momento #comomepicalanariz

Veamos aquí el estado de la zona de recogida de dorsales, que ya empieza a “calentarse”…

Una vez equipados, dejar las últimas cosas en la fregoneta, fotos y despedida del “supporting team” y al corral de salida, donde se respira ya las ganas de salir, todo el mundo sonriente, haciendo fotos, últimos preparativos, y a escuchar los discursos oficiales pre-salida…

Y después de un rato de espera, empieza la cuenta atrás… 3, 2, 1…. GO GO GO!, ahí salimos ya todos como posesos, tenemos 100km por delante pero parecemos caballos salvajes… y si no, mirad el vídeo..

La salida es una pasada, un montón de público animando a todos lados, y ya a los 200 m empieza un camino precioso, por el campo, y con un día espectacular en lo climatológico. Acomodamos el ritmo tranquilamente, todo el mundo haciendo fotos y grabando videos de la salida. Al poco rato, nos alcanza Jordi&Team, charlamos un rato al trote y luego se adelantan.

El primer punto de control, en Sant Esteve d’en Bas, a 7,8 km de la salida, lo pasamos sin parar casi, sólo cogiendo algo de fruta y bebiendo agua, ya que con el equipo de apoyo hemos quedado directamente en el segundo control, en Sant Feliu de Pallerols, a 17,6 km de la salida, donde paramos un rato a comer un poco de pasta, tortilla de patatas, y lo que cada uno se pudo meter entre pecho y espalda, que el desayuno ya lo habíamos quemado totalmente :-)

Este tramo intercala zonas de bosque con tramos a “cielo abierto”, en el que se ven paisajes como el de la foto, con los campos floridos con un color espectacular.

La salida del avituallamiento recorre el pueblo (recomendable visitar), y a partir de aquí empieza la “tarde”. Los ritmos de carrera se relajan y ya sólo corremos en algunos tramos cortos, queda un montón de recorrido y hay que guardar fuerzas. Además el sol pega con ganas, y aunque la mayor parte del recorrido se hace por zona de bosque y trincheras de ferrocarril, en las zonas “despejadas” se nota el calorcito. El ambiente sigue siendo festivo, y vamos alternando posiciones con otros equipos.

;


El siguiente control es en Amer, ya llevamos 30,8 km y de momento la cosa pinta bien, aunque las piernas no van tan bien como a la salida. A estas alturas ya empiezan a “alicatar” los pies con Compeed y esparadrapo mis compis, mientras que yo y mis Cascadia seguimos impolutos de tobillo para abajo. En este control nos damos un pequeño homenaje de sandwiches, con lo que nos retrasamos un poco, pero bueno, tampoco hemos venido a romper el cronómetro…

Al rato pasamos el primer tercio de la carrera, km 35, y todavía conservamos la sonrisa en la cara (que no es poco).

El siguiente avituallamiento (km 38,2) se localiza en Anglès, donde hay un gran recibimiento por parte de los supporters de otros equipos, cosa que te da un subidón importante. Como el siguiente tramo es largo (17,8 km), volvemos a recargar pilas y nos despedimos del equipo de apoyo, al que no veremos hasta la cena en Gerona.

;

A la salida de Anglès viene el tramo más feo desde mi punto de vista, un buen trecho junto a la carretera, en la que además Nacho tiene un pequeño bajonazo, así que tranquilamente hacemos los remiendos necesarios de pies y seguimos al tran tran, sin prisa pero sin pausa.

El cartel del km 45 ni lo afoto, no me apetece mucho, pero después del tramo de carretera, volvemos otra vez a recorrer los campos sin coches al lado, y como quien no quiere la cosa llegamos al ecuador de la carrera con un sol precioso. Reagrupamos el equipo, foto al canto y ya vamos descontando los 6 km que nos quedan para llegar a la cena.

Y un poco más adelante, de repente se anima la cosa, Nacho “pies tocados” se arranca por bulerías y nos pone al trote, con lo que empezamos a pasar a varios equipos que van un poco renqueantes y que nos miran un poco flipados, como diciendo ¿a dónde van éstos?

Tras un buen tramo de trote, nos chocamos con el siguiente cartel, km 55!, ya olemos la cena en Gerona!

En Gerona nos espera el equipo de apoyo y algunos amigos más que han venido a ver “la machada”. En el polideportivo de Fontajau hay una barra libre con pasta, fruta, muesli, frutos secos… “el oasis del runner”…

La cena se alterna con masajes, pomadas, estiramientos y charla. La noche ya ha caído (hemos llegado como a las 21:00), así que preparamos la salida ya con el traje “largo” y los frontales en la cabeza, preparándonos mentalmente a otra tirada larga hasta Cassà de la Selva (15,4 km). Las risas vienen a la salida, cuando los primeros pasos que damos son una mezcla entre “Robocop”, “C3PO” y “Las muñecas de Famosaaa….”, que tarareamos entre risas, viendo que tenemos las patas de palo. Pero al rato (un par de km) la cosa mejora y cogemos el ritmo de paseo “bueno”.

Y así vamos haciendo km bajo la luz de la luna (bueno, recordar el momento “figuras al contraluz” de Rafa, mientras adelantamos a un equipo que nos miran con cara rara por las risas que nos estábamos pasando), y alucinando con las zonas en las que vamos sin frontal y sólo con la luz de una luna espectacular.

A partir de aquí y hasta la llegada a Cassà de la Selva los km se nos hacen eternos, ese 1,4 km según las marcas parecen el doble, y los voluntarios que nos ayudan en el cruce de carreteras ¡gracias chicos!, siempre dicen ¡ya lo tienes aquí al lado!… Joer, que Dios les conserve la vista, porque lo que es el cálculo de distancias… ufff…

Bueno, finalmente a eso de las 0:45 llegamos al avituallamiento (km 71,4) y paramos de nuevo a descansar un rato. Aquí Nacho se dirige al puesto de “remiendo de pieses” a ver qué le dicen, del que sale con dos palmaditas en la espalda y un “machote, tú mismo…” En este puesto hay unos grandes termos de caldo, así que como no tenemos demasiada hambre, nos calentamos por dentro. Unas raciones de pomada y mis 3 compis se meten entre pecho y espalda el famoso “trago de las 5 horas”, un botecito con un “chute” para corredores, que esperan que les ponga las pilas para la parte más larga de la noche. Yo, aparte de quedarme con las piernas estilo “corchopan”, me encuentro muy animado y tranquilo, así que paso de tomar nada, por si nos para la Guardia Civil así soplo yo ;-)

Como en la salida en Girona, volvemos a entonar el canto de “Las muñecas de famosaaaaa….”, y otra vez al tajo, 9,6 km hasta Llagostera, todo el rato por el campo, en una zona con menos árboles, que pasar de día con mucho sol tiene que pegar bien… A todo ésto, se va notando mella en los equipos, porque en el control la cadencia de llegada de equipos se va ralentizando, nosotros no vamos mal, pero algunos equipos tienen a casi todos los miembros (y miembras) con los pies empapelados. Véase la cara de poema de Nacho, que desde este punto ya “no siente los pies”, o mejor dicho, se acuerda de ellos en cada paso…

Al llegar al km 80, Rafa saca el móvil para avisar al supporting team de que nos queda un km, pero nos la vuelven a liar y poner un km de esos “chiclosos”, que se estiran, se estiran… joer que no llegamos!

En Llagostera hacemos otra parada un poco más larga, Eva directamente se va a una camilla y le hacen 15 minutos de masaje en las piernas que la ponen a tono, mientras que Nacho y yo nos dedicamos a la zona de comer, más pasta y cous cous pa’l cuerpo. Nuestro equipo de apoyo, Carmen y RafaD no dejan de animarnos y mimarnos como nuestras mamis, su labor es impagable en estos momentos, donde levantarte de la silla para ir a coger algo cuesta un poco más que “un poquito” (Las muñecas de famosaa…. ¿recordáis?). Desde aquí ya sólo queda un control intermedio hasta el final, así que nos ponemos las pilas y salimos de nuevo con nuestro grito de guerra…

Como se ve, en el km 85 sólo me río yo, Rafa tiene un volcán en la tripa y Nacho… pues eso, no quiere ni pensar cómo tiene los pies… En esta zona casi no nos cruzamos con ningún equipo y ya sólo vamos haciendo la cuenta atrás de los km que quedan. Mi pierna izquierda, la de la p… cintilla está bastante bien (me duele todo menos la p… cintilla), y la derecha siento que en vez de un gemelo tengo un melón, pero vamos, que estupendamente… ;-)

En el km 90 (¡ya sólo queda un 10k!), las fuerzas van más justas, Rafa ha aligerado peso, Nacho… jem jem, y Eva no dice ni mú…, o sea, vamos bien… ¿no chicos?

Al llegar a Santa Cristina d’Aro (km 91,1), hacemos una parada breve, ya que no hay zona cubierta, y como está amaneciendo hace fresquete, y no apetece quedarse helado y más corchopan de lo que vamos, así que bebemos un poco, algo de fruta y arrancamos de nuevo, despidiéndonos de nuestro equipo de apoyo que irá hasta el final y vendrá a acompañarnos los últimos km de ruta.

En esta zona final las fuerzas van un poco justas, así que cada uno coge su ritmo pero intentamos no separarnos, ya que hemos venido a hacer el recorrido juntos. Al llegar al km 95, foto de rigor, Eva ya no tiene fuerzas ni para levantar las manos y Nacho sólo piensa en pillar la cama (esa sonrisillaaaaa…) :-)

Nuestro ritmo ya va en modo “faletes al matadero”, pero el final ya se ve cerca…

Un poco más adelante nos salen al paso Carmen y Rafa D, que nos dicen la consabida frase de “esto está hecho, chavales!”, cosa que por supuesto no nos creemos :-P pero que ya nos avisa de que esto se acaba… como se ve, ya vamos pletóricos…

Las últimas curvas en Sant Feliú de Guixols, y ya olemos la meta, así que nos atusamos los pelos, quitamos las chaquetillas y nos dirigimos a la meta, sólo Rafa tiene fuerzas para hablar un poco, pero en la cara se nos dibuja una sonrisilla al ver que vamos a acabar… JARLLLL!!!!

Y finalmente…. LLEGAMOS!!! La entrada en meta no es demasiado apoteósica, ya que son las 8:00 de la mañana de un domingo, y la gente “normal” tiene cosas mejores que hacer que ver a unos cuantos locos que llevan 21h de trote por el campo… Pero los voluntarios y otros equipos que están allí nos animan, y nos sentimos arropados por todos los que comparten el mismo sueño que nosotros al empezar.

Después de la llegada, ya lo “habitual”, botella de cava para brindar, y gracias a Isabel, que se ofrece a llevar a Eva y Nacho a Barna, desayunamos de nuevo ya relajadamente, pensando casi únicamente en pillar la cama, cosa que tenemos a más de 600 km.
El resto del día lo pasamos de vuelta a Madrid, con parada en Zaragoza, donde despedimos a nuestro animador oficial Rafa G, que no ha bajado la guardia ni un minuto todo el fin de semana, ¡Gracias Rafa!
Una vez en casa, alegre por ver de nuevo a la family, una nueva medalla para disfrute de los niños, y la cama que me llama…..zzzzzzZzzzz
Una vez más, GRACIAS a todos los que habéis colaborado en hacer este sueño realidad, todavía sigo flotando en una nube, y espero poder ir desgranando la experiencia poco a poco… Os quiero, chicos!

Más fotos en mi galería de Flickr

9 Comments
  1. Alfonso 3 años ago
  2. ZeRoTe 3 años ago
  3. icosas 3 años ago
  4. KbraloK 3 años ago
  5. t4bLeT 3 años ago
  6. jseguir 3 años ago
  7. Shinfu 3 años ago
  8. Isabel 3 años ago
  9. Alberto 'RunnerChef' 3 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Bad Behavior has blocked 195 access attempts in the last 7 days.

A %d blogueros les gusta esto: