No es GPS todo lo que reluce

Estoy usando la BlackBerry 8900 con el Adidas miCoach para planificar los entrenamientos de cara a la Media Maratón de Madrid 2011, y la verdad es que sigo contento con esta aplicación.
La aplicación utiliza el GPS del teléfono para calcular los ritmos y velocidades de carrera, y plasmar en un mapa el recorrido de la misma, que sincroniza con el servidor una vez que acabas la tirada.
Normalmente en Cibeles hay un “agujero negro” del GPS y me avisa casi siempre de “nivel bajo de GPS”, y, a veces, de “pérdida de GPS”, cuando la visibilidad del cielo es mayor aún que en otras zonas por las que corro.
Pero lo del domingo pasado fue de traca. A pesar de que hacía un día estupendo, el GPS recogía los datos que le daba la gana, y se comió como cosa de 1 km de la carrera, por lo que si no tienes un poco “calibrada” la ruta, te puedes dar un pequeño “susto” al ver los datos finales de la carrera.
Aquí pongo dos imágenes, una de la carrera del domingo y otra de ayer, en la que (prometo) que iba por la misma ruta en el Retiro.
Gps funcionando mal

El Gps funcionando bien

En resumen, que no siempre se puede fiar uno de los cacharritos, porque hay factores externos que pueden distorsionar bastante la calidad de los resultados y llevarnos a error.

2 Comments
  1. MartinezAlegre 6 años ago
  2. Juan 6 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: